Asesinan a superior de comunidad jesuita

Un grupo de desconocidos asesinó el jueves 15 de noviembre en Sudán del Sur al P. Victor-Luke Odhiambo, sacerdote y Superior de la comunidad jesuita de Cueibet, en dicho país africano.

De 62 años, y natural de Kenia, el P. Victor-Luke murió durante un asalto violento a su comunidad. Otros tres jesuitas, que se encontraban en el lugar durante el asalto, han podido sobrevivir.

El P. Victor-Luke nació el 20 de enero de 1956, entró en la Compañía de Jesús el 4 de julio de 1978, recibió el orden sacerdotal el 22 de agosto de 1987 y pronunció sus últimos votos el 30 de mayo de 1993. Era el primer jesuita de Kenia.

Presente en Sudán del Sur desde hacía 10 años, era superior de su comunidad desde el 30 de enero de 2017, además de decano del Mazzolari Teachers College. Con anterioridad había desarrollado su servicio pastoral en el Starehe Boys Centre de Nairobi (Kenia), y en el Loyola High School de Dar Es Salaam (Tanzania).

El Padre General de la Compañía de Jesús, P. Arturo Sosa, envió una carta de condolencias al Provincial de África Oriental, P. Joseph Oduor Afulo, en la que afirma que “el P. Victor-Luke Odhiambo será recordado no sólo como el primer jesuita que murió en el servicio a su gente en Sudán del Sur, sino que en toda el África Oriental le recordarán como el profesor de miles de estudiantes”.

“Era un hombre muy valiente, inteligente, considerado, un administrador creativo que, sobre todo, creía en el valor de la enseñanza. No tenía miedo de asumir responsabilidades desconocidas, incluso las más peligrosas, cuando se convencía de que esa era la misión del Señor”.

Por el momento no se han identificado a los asesinos que, según informaron los otros tres jesuitas supervivientes, escaparon cuando se activaron las alarmas instaladas en la comunidad. El Gobierno local ha declarado tres días de luto en memoria del jesuita asesinado.

Desde su independencia en 2011, Sudán del Sur sufre una guerra civil de dos años y medio, con más de cien mil muertos y millones de desplazados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *